Dicom

Dicom

Celín Rubio, de limpiabotas a general del Ejército


El jefe del Cuerpo de Ayudantes Militares es el responsable, no solo de la seguridad del Presidente de la República, sino también de su familia.

Quien ostenta ese cargo en estos momentos el general de brigada del Ejército Dominicano, Celín Rubio Terrero, un hombre de origen humilde, procedente de Salinas, Barahona, que para ayudar al sustento de su familia fue limpiabotas, y vendía helados, dulces y carbón.

Con 57 años, Rubio Terrero ocupa una de las mayores responsabilidades que cualquier militar pueda desempeñar, y aunque parezca poco decir, en sus manos está desde la garantía de una pieza para un vehículo presidencial, hasta llevar a sano y salvo al presidente y su familia, todos los días.

Su historia. En busca de un mejor porvenir para su familia emigró a Santo Domingo, donde fue acogido por una tía. En esta ciudad también se dedicó a vender chucherías, y en las tardes se dedicaba a estudiar.

Cansado de este oficio y en busca de mejor calidad de vida, trabajó en un taller de mecánica en el sector Capotillo; pero luego cambió ese oficio por la ebanistería.

Al concluir el bachillerato ingresó al entonces Ejército Nacional como alistado, y luego fue evaluado y aceptado como aspirante a cadete de la misma institución, en mayo de 1984.

Posteriormente se graduó con el rango de segundo teniente, el 27 de noviembre de 1988, y en el 1993 y 1997 fue ascendido a primer teniente y capitán.

Cuatro años más tardes, en 2001, fue elevado al rango de mayor del Ejército, en 2003 a teniente coronel.

En cuanto a su formación académica es licenciado en Educación, mención Lenguas Modernas, y una maestría en Gestión Educativa.

Reconocimiento. El alto oficial estuvo recientemente por su pueblo natal, Las Salinas, donde el cabildo lo declaró hijo distinguido y le entregó una placa de reconocimiento, como símbolo de que en medio de la pobreza, se puede alcanzar la superación.

Con sus ojos empapados dijo a los munícipes presentes: “inviertan en sus hijos, fórmenlos para que sean hombres y mujeres de bien social y familiar. Y a Salinas le digo, cuente conmigo para ayudar a nuestra gente”.

Por EDGAR HEREDIA

Publicar un comentario

0 Comentarios